noticias

CULTIVOS DE COBERTORAS: CÓMO PROTEGER EL SUELO MIENTRAS LO CULTIVAMOS

CULTIVOS DE COBERTORAS: CÓMO PROTEGER EL SUELO MIENTRAS LO CULTIVAMOS

En Monsanto, todos estamos comprometidos a hacer frente al cambio climático, y esto comienza con nuestras propias operaciones. Así como aprovechamos el poder del “software”, los dispositivos móviles y la ciencia de datos para tomar decisiones mejor informadas que nos permiten utilizar los recursos de manera más sostenible; estamos también implementando técnicas de probada eficacia para mantener nuestros terrenos agrícolas sostenibles a largo plazo. Una de estas técnicas es los sistemas de cultivos de plantas cobertoras.

En febrero de este año, la estación de Monsanto en Juana Díaz implementó el cultivo de plantas coberturas, dirigido por el agrónomo Francisco Muñiz.

“Los cultivos de cobertoras tienen el beneficio de traer balance a nuestros sistemas de agricultura”, explicó Francisco. “Contribuyen a la biodiversidad de nuestras fincas y campos atrayendo insectos beneficiosos y polinizadores nativos, como las abejas y las avispas, que a su vez, combaten los insectos dañinos. Los cultivos de cobertura también suprimen las malezas reduciendo las aplicaciones de productos para esos fines, proporcionan estructura, reciclan nutrientes y los hacen disponibles en el suelo”.

CSR_Bill_Cover_Crops_v12_PM_Post2_Facebook_photo_ESP_Post2_Facebook_photo

Específicamente, los sistemas de cultivo de cobertoras en la estación de Juana Díaz incluyen:

  • Plantas de hoja ancha, las cuales atraen polinizadores e insectos beneficiosos.
  • Leguminosas, las cuales fijan nitrógeno y ayudan a almacenarlos en el suelo.
  • Gramíneas, o plantas herbáceas que le dan estructura al suelo para ayudar a evitar que se erosione, y devuelven nutrientes y beneficios al suelo para futuros cultivos.
  • Brássicas, o cultivos crucíferos que ayudan a romper el suelo, lo que resulta en una buena estructura del suelo. También capturan nitrógeno y son grandes movilizadores de nutrientes, además absorben y regresan carbono al suelo, lo que mejora su calidad.

Una vez su ciclo de crecimiento ha culminado, estos cultivos de cobertura se incorporan al suelo, como fertilizante verde, para ayudar a retener los nutrientes y que éstos se liberen lentamente con el tiempo. Esto crea más materia orgánica, lo que contribuye a un suelo saludable.

La utilización de plantas cobertoras es una herramienta más en el programa de manejo integrado de plagas y prácticas agronómicas que tiene como fin maximizar recursos y mejorar cultivos.